RSS Newsletter
Buscar
Hemeroteca Imprimir EnviarAmigo Mapa
Prensa
La infancia más desfavorecida, objetivo de Red Deporte en Perú
Niños en la ludoteca de Piura
Niños en la ludoteca de Piura
1  |  2   

Keila vive en Piura (Perú) y tiene 16 años. Hasta hace seis trabajaba de sol a sol con sus padres haciendo ladrillos para que toda la familia pudiera comer. A los diez años tuvo suerte de entrar en 'Manitos Creciendo', una organización donde muchos niños pueden reunirse, jugar y practicar deportes, y de ahí pasó a hacer un curso de costura en 'Manitos Trabajando', otra organización comunitaria que, como la primera, trabaja con jóvenes. Hoy Keila es una de las líderes de la ludoteca de su barrio, que ofrece acogida a otros niños que como ella intentan salir de la marginación. Hace un mes, una de las pandillas violentas de su barrio que no ven con buenos ojos esta iniciativa atacó su casita durante la noche y la incendió, pero la joven no se echó atrás y decidió seguir con su trabajo.

'Manitos Creciendo' y 'Manitos Trabajando' son dos de las nueve organizaciones populares integradas en la Red Jesuita por la Infancia y la Juventud con las que Red Deporte y Cooperación acaba de iniciar en Perú un proyecto de apoyo a la reinserción de niños y niñas en riesgo en siete departamentos del país (Piura, Lambayeque, Lima, Ayacucho, Cozco, Moquegua y Tacna). La financiación la aporta el ayuntamiento de Alcobendas. Nuestro coordinador de cooperación internacional, Miguel Navarro, estuvo en Perú el pasado mes de diciembre pasado para iniciar esta ambiciosa labor que incluye también la rehabilitación de unas pistas deportivas en uno de los arrabales de Lima, así como la organización de cursos de capacitación para maestros y para monitores deportivos.

Piura, el lugar donde vive Keila, es una ciudad de la costa donde hace 20 años llegaron miles de inmigrantes procedentes de la sierra en busca de mejores condiciones de vida. Muchos de ellos se dedicaron a la pesca. Pero casi todos ellos viven hoy en barrios marginales sin calles pavimentadas, alcantarillado, luz ni suministro de agua donde proliferan las pandillas violentas. 'En este contexto, es imprescindible ayudar a los niños en riesgo de exclusión con lugares seguros donde puedan ocupar su tiempo libre de manera constructiva, y que además les pueda proporcionar una puerta de entrada para hacer cursos con los que puedan ganarse la vida', comenta Miguel.

Falta les hace. Muchos de estos niños que crecen en estos barrios conflictivos están en riesgo de acabar engrosando las filas de pandillas donde, además de la violencia, las adicciones al alcohol o las drogas amenazan con arruinar su infancia. En las ludotecas que organizaciones como 'Manitos Creciendo' y 'Manitos Trabajando' han puesto en marcha, los niños encuentran lo que no tienen en sus casas. Allí juegan, pintan, hacen deporte, aprenden música… En definitiva, disfrutan de una vida social sana. La de Piura la frecuentan 180 niños y niñas, que reciben también apoyo escolar. Hacia los 13 años tienen la oportunidad de pasar a 'Manitos Trabajando' y beneficiarse de sus cursos de costura, peluquería, cocina y mecánica. Algunos de los jóvenes que terminan estos programas formativos se convierten en monitores de ludotecas, como es el caso de Keila.

Pero las nueve organizaciones integradas en la Red Jesuita para la Infancia son mucho más que clubs de tiempo libre para niños sin recursos. Miguel Navarro destaca que 'el hecho de que llevan 20 años trabajando juntos les ha dado una enorme capacidad de influir en cambios de políticas municipales, por ejemplo, una mayor integración laboral de niños que terminan la formación profesional y también cambios de políticas municipales'.

Un ejemplo de cómo se puede cambiar lo ilustra en tema de 'las losas', unas canchas deportivas públicas construidas por algunos ayuntamientos de Perú hace años para proporcionar lugares de entretenimiento a los recién llegados inmigrantes. Al cabo de pocos años se convirtieron en lugar de encuentro de pandilleros. Las organizaciones populares de la Red Jesuita están intentando recuperarlos para la comunidad como espacios seguros, y para ello se organizan en turnos de vigilancia. 'Como explican ellos, es la filosofía de las hormiguitas', asegura Miguel Navarro, 'que no pueden hacer nada si cada una actúa por su cuenta, pero pueden cambiarlo todo si se unen y organizan'.

 

Proyectos
Videos
Escríbenos
Nombre
Apellido
Entidad
Email
Sugerencia
CAPTCHA Image
Reload Image

Introduce el código*:

COPYRIGHT 2008    •    FUNDACIÓN RED DEPORTE Y COOPERACIÓN
C/ Nuestra Señora del Pilar, 4, 28100 Alcobendas, Madrid    •    + (34) 913 100 214    •    E-MAIL: rdc@redeporte.org